Páginas vistas en total

jueves, 18 de diciembre de 2008

GRACIAS POR PENSAR COMO YO

¿ Cuba, ahora? Arroz y frijoles

Ahora Cuba. Y encima la presidenta la va a visitar. Seguro va a aprovechar para comprarse un vestuario caribeño. Y así como en París se puso la boina del Mayo francés, en Cuba se va a hacer trencitas “afro” en el pelo abrochadas con una flor, y se va a vestir toda de blanco y a fumarse un cigarro. Que la presidenta lo piense. Es suficiente con Chávez. No es cuestión de viajar a cualquier parte. Ya se dio el gusto con el norte de Africa. Menos mal que no se le ocurrió ir a Ruanda o al Congo. Que visite Holanda, que ahí tenemos casi una reina. Que vaya a Suiza, que ahí tenemos varias cuentas nacionalizadas. Pero justo Cuba. Si los Estados Unidos vienen bloqueándola desde hace medio siglo, por algo será. Los Estados Unidos no hacen nada que sea injusto. Bomba que arrojan bomba justificada. Submarino humano que cometen tortura legitimada. Lo único que nos falta: que en lugar de estrechar relaciones con los países ricos nos juntemos con los países pobres. ¿ Qué tienen que ver nuestros bifes anchos y nuestras achuras de Brangus de la pampa húmeda, con el arroz con frijoles y el plátano frito? ¿Qué tienen que ver nuestra clase media próspera con los cubanos sin auto y sin horno a microonda, y que ni siquiera pueden ir al shopping? No se entiende esta mala idea de asociarse con Cuba justo para incomodar a los Estados Unidos. Y para que se brote Andrés Oppenheimer.
Y empiece a escribir notas alertando sobre la amenaza que esto significa para Occidente. Ya se lo ve venir a Mario Vargas Llosa indignado, derrochando todo su talento ante este retroceso latinoamericano. El único que va a hablar bien es Bonasso. ¡Y qué no van a decir los de la Oposición acerca de esto! Quienes toman mucho sol en Punta del Este van a decir con desprecio que el Malecón de la Habana no tiene nada que ver- ni por asomo- con esos atardeceres preciosos en José Ignacio, comiendo tortillas de algas en platos de conchillas. Además por qué irse a Cuba en lugar de Luxemburgo, que es un país chiquito pero rico y lleno de gente de la nobleza que no quiere pagarle impuestos a los Estados porque estos la malgastan en los pobres. Cuba está bien para la rumba, para la trova, para ir como turista y volver con souvenirs del Che Guevara. Y con esa foto que le sacó Korda y traérsela a los amigos finos de regalo para que la cuelguen como broma en el quincho. Pero no está para ser una par de Argentina. Cuba es bastante negra y la Argentina es blanca. Pregúntenle a Delía y a Fernando Peña. Y a De Angeli que es gringo. Que la presidenta consulte mejores itinerarios turísticos. Porque así el futuro nos encontrará desorientados. Unos mirando únicamente hacia arriba, viste? Y otros hacia abajo. Y siempre dudando entre la civilización y la barbarie. Aunque si se mira bien a la civilización, no habría que dudar: nuestra esperanza está en la barbarie.


ORLANDO BARONE ( COLUMNISTA RADIO CONTINENTAL )

No hay comentarios: